Presentación

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." Proverbio hindú

"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca." Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer." Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón.

En este blog encontraréis reseñas, relatos, además de otras secciones de opinión, crítica, entrevistas, cine, artículos... Espero que os guste al igual de todo lo que vaya subiendo.

viernes, 21 de marzo de 2014

RESEÑA: La Caída de los Gigantes

LA CAÍDA DE LOS GIGANTES

 
 
Título: La Caída de los Gigantes
 
Autor: Ken Follett (Cadiff 1949, Reino Unido). Tras estudiar filosofía en la University College de Londres, trabajó como periodista en el South Wales Echo y en el Evening News. En 1978, con a penas veintisiete años, publicó su primera novela, El ojo de la aguja, que obtuvo gran éxito de inmediato y fue adaptada al cine. Tras este éxito editorial, comenzó a publicar novelas de género policíaco como La clave está en Rebeca o Triple, consolidándolo como escritor de éxito. Pero el verdadero reconocimiento no llegó hasta la publicación en 1989 con la publicación de su novela más famosa Los Pilares de la Tierra, una novela ambientada en la Edad Media que le valió estar entre los libros más leídos durante varios años. Follett también es el autor de Un mundo sin Fin, continuación de Los Pilares de la Tierra y de La Caída de los Gigantes y El Invierno del Mundo, que componen la primera y la segunda parte de la trilogía The Century, cuya tercera entrega está prevista su publicación para 2014. En esta reseña, nos ocuparemos en comentar la primera entrega de esta trilogía.


Editorial: Plaza Janés.

Idioma: inglés.

Traductor: ANUVELA

Sinopsis: la historia empieza en 1911, el día de la coronación del rey Jorge V en la Abadía de Westminster. El destino de los Williams, una familia minera de Gales, está unido por el amor y la enemistad con los Fitzherbert, aristócratas y propietarios de las minas. Lady Maud Fitzherbert se enamorará de Walter von Ulrich, un joven espía de la embajada alemana en Londres. Sus vidas se entrelazarán con la de un asesor progresista del presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, y con la de dos hermanos rusos a los que la guerra y la revolución les ha arrebatado su sueño de buscar fortuna en América. Desde Washington hasta San Petersburgo, desde la inmundicia y los peligros de las minas de carbón hasta los candelabros lujosos de los palacios de la aristocracia, pasando por los pasillos de la Casa Blanca y el parlamento de Westminster, Ken Follet nos ofrece, en su novela más ambiciosa, un esmerado retrato de una época y de las pasiones que espolearon la vida de sus personajes.

Su lectura me ha parecido: Tremenda, no solo por el hecho de que sus 1.017 páginas impongan, también porque la historia que atesora, esa magna, ambiciosa y elaborada historia, no ha conseguido dejarme impasible. Al principio, os he de confesar, queridos lectores, que me hice un tremendo lío con los personajes de esta novela, tanto que me elaboré una especie de croquis, cuyo paradero desconozco actualmente. Pero que ese hecho no os tire para atrás con este libro, pues, aunque sea ficción histórica y haya mucha gente que no se lo lea por el tocho de páginas que tiene, vuelvo a repetirlo, la friolera cifra de 1.017 páginas, es una historia que merece la pena leer. Por otra parte, ¿Qué esperáis de un autor como Ken Follet? ¿Uno de los pocos autores que ha conseguido vender millones y millones de ejemplares con unos libros que sobrepasan las mil páginas? Y lo más importante ¿Qué haya conseguido que nos los leamos sin tener la terrible sensación de que son tremendamente aburridos? De hecho, leí hace un tiempo en una entrevista que le hicieron al autor, en la que confesaba que tanto las editoriales como los lectores, le pedían libros más largos, abundantes en contenido y en páginas. No es que el mundo se haya vuelto loco amigos y amigas, es que ha triunfado un estilo y una forma de escribir arriesgada, pero que ha captado legiones de seguidores en todo el mundo. Ya conocéis mi favorable opinión sobre Los Pilares de la Tierra y también leísteis mi dispar parecer sobre Un Mundo sin Fin. Ahora, lectores y lectoras os traigo La Caída de los Gigantes, una de las novelas más ambiciosas del autor.


Como ya he dicho antes, muchos ya conocéis mi admiración por Ken Follet y por algunas de las novelas que leído del autor, y la verdad, se podría decir que a raíz de este gusto por sus libros, por sus inolvidables personajes y porque, y todo sea dicho, la novela histórica es una de mis eternas debilidades. Por eso y por mucho más, en cuanto me enteré de que Ken Follet estaba a punto de sacar un nuevo libro, inmenso como nos tiene acostumbrados y ambientado en una época que no fuese la Edad Media, decidí que ese libro debía ser mío. La primera vez que lo vi, fue en el escaparate de una conocida librería del centro, y la primera impresión no me defraudó en absoluto. Era un libro enorme, como yo ya esperaba, con un marca páginas de tela negro, dándole un toque más antiguo. Pero lo que realmente me gustó fue la portada. Os aseguro que cuando publique mi primera novela, que espero que sea más pronto que tarde, me gustaría que me diseñase la portada el mismo que hizo esta, porque además de bonita, el simbolismo era notable. En la parte de arriba, un tren a punto de partir, y abajo seis soldados dispuestos a entrar en batalla; una relación realmente magistral que consiguió cautivarme por completo. Aquellas navidades no lo recibí como regalo de Reyes, sin embargo, una amiga mía lo hizo para mi cumpleaños, lo que me hizo muchísima ilusión. Así fue como este libro llego a mis manos y como a los pocos días comencé a leérmelo con avidez y ganas, pues, hacia tanto tiempo que quería volver a leer algo de este escritor y estaba disfrutando como nunca.

Como habréis podido apreciar en la sinopsis, la novela está ambientada en una época muy explotada en el mundo del cine, pero que sin embargo, algo que no me puedo explicar, no parece ser una de las épocas predilectas de los escritores de novela histórica, salvo honrosas excepciones claro está. La Primera Guerra Mundial o la Gran Guerra marcó decisivamente la historia del viejo continente europeo, cuyas consecuencias repercutieron, y mucho, en lo que sucedió poco después, cuando una nueva guerra azotó de nuevo Europa de un modo más desolador si cabe. Con respecto a la novela y lo que me ha parecido, he de admitir que al principio se me hizo un poco pesada, algo que no suele pasarme tratándose de una novela histórica, y mucho menos siendo Ken Follet su autor. No obstante, enseguida, y tras hacerme un croquis bastante rústico, pude adentrarme en una historia verdaderamente apasionante, en la que los acontecimientos históricos condicionan a los numerosos personajes de esta novela, uniéndolos y separándolos por una guerra absurda que acabó desangrando a sus contendientes. Pero no olvidemos que además de la Gran Guerra, La Caída de los Gigantes también nos adentra en lo que fue la Revolución Rusa, ese inesperado golpe de efecto que cambió la historia de un país de arriba abajo. Dejando a un lado la ambientación, podríamos decir que La Caída de los Gigantes ha sido un autentico viaje en el tiempo, cuyos personajes reflejan un poco lo que era la sociedad de aquel entonces, eso si, con ese halo de heroísmo y pasión que siempre ha caracterizado a las novelas de Ken Follet.


La sufragista, el espía, la ama de llaves, el adinerado aristócrata, el revolucionario, el soldado humilde....Son muchos los personajes, ¿algo estereotipados y comunes? si, pero necesarios para el entendimiento de una época y de unos años cruciales. La Caída de los Gigantes es también ante todo una novela de sagas familiares, cuyos matrimonios, desacuerdos y descendencia se vive como una herencia del tiempo que les ha tocado vivir y la esperanza puesta en esa generación que ha nacido, por el fin de que viva en un mundo mejor. Aún así, hay personajes dentro de esta novela que pienso que son de relleno, y que a veces contribuyen a una cierta confusión en el lector. Sin dejar de lado el estilo que tanta fama le ha dado, en La Caída de los Gigantes, al haber más personajes hay más historias, entrelazadas, pero bien estructuradas, algunas según mi parecer demasiado increíbles, pero que cohesionan el corazón de la novela. Y cuando hay más historias, hay más encuentros y desencuentros, y por ende, muchas historias de amor, algo que a mi me encanta y que los lectores de Ken Follet agradecemos enormemente. Si alguna pega le tengo que poner a esta novela es que los capítulos en los que se narraban las batallas, eran demasiado descriptivos para mi gusto, son trepidantes, no lo niego, pero algo tediosos.

 
Para concluir, me gustaría haceros participes de una cuestión. Este año, como algunos sabréis, y si no os lo cuento ahora mismo, se cumplen 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial. Los que soléis ir mucho a las librerías, lo habréis notado, pues, desde que ha comenzado el año no han dejado de sacar del rincón olvidado centenares de libros que tratan el tema para ponerlos en los mejores lugares de la tienda: en el escaparate, en las estanterías de novedades, presidiendo las secciones de historia de muchas librerías. Así mismo, muchos historiadores no han perdido la oportunidad de lanzar al mercado editorial nuevos manuales especializados en el tema, con el fin de sacar a la luz nuevas interpretaciones y anécdotas hoy en día desconocidas que nos pueden ayudar a entender mejor esta Gran Guerra. Desde aquí y siguiendo con lo que he escrito, os animo a leer historia, no solo para conocer las causas, transcurso y consecuencias de un hecho histórico, también para combatir la ignorancia, para tener más criterio, para formarnos una actitud crítica, para tener más conocimiento de causa y no caer en los errores del pasado, un pasado que en algunos casos tratan de olvidar, o mejor dicho, que nos obligan a olvidar lo sucedido años atrás. La Primera Guerra Mundial ha sido un acontecimiento histórico ricamente investigado por los historiadores, pero...¿Quién nos dice que ya lo sabemos todo? La Caída de los Gigantes: una inmensa novela de amor, lucha, oportunidades, pasión, rencor, muerte, envidia, lujuria, sueños...Una historia que emociona, que atrae y que soy incapaz de olvidar.
 
Párrafos o frases favoritas:
 
"Los adultos que se aman deberían ser capaces de tomar decisiones juntos, sin tener que obedecerse el uno al otro."
 
Película/ Canción: existen rumores, pero sólo rumores, de que Ken Follet estaría negociando la posible adaptación de La Caída de los Gigantes a la pequeña pantalla, tal y como hiciese anteriormente con Los Pilares de la Tierra y Un Mundo sin Fin. A la espera de que estos rumores se confirmen o se desmientan, que espero que sea lo primero, os dejo el espectacular book tráiler que Plaza Janés elaboró con motivo de la publicación de esta novela en el año 2010. Pinchad en el enlace, no tiene desperdicio:
 
 
¡Un saludo y a seguir haciendo historia!

miércoles, 12 de marzo de 2014

EVENTOS LITERARIOS: XXXVII Feria del Libro Antiguo y de Ocasión

XXXVII FERIA DEL LIBRO ANTIGUO Y DE OCASIÓN

Buenos días lectores y lectoras!

Hoy inauguramos una nueva sección en el blog titulada "Eventos Literarios", en la que una servidora os informará de las celebraciones, ferias, y demás eventos relacionados con la lectura. Aunque os aviso que no serán muchos a lo largo del año, y que en un principio serán los que acontezcan en la ciudad donde vivo, espero que mi narración e impresiones que os gusten, tanto, como a mi acudir a estas señaladas citas.

Y sin más dilación, iniciemos el viaje.

Como muchos ya sabréis por la televisión, Valencia, ya está en Fallas (aunque técnicamente la fiesta en si comienza a partir del 14 de Marzo) las Mascletás en la Plaza del Ayuntamiento se hacen notar, el olor a churros impregna poco a poco el centro de la ciudad y las monumentales luces del barrio de Ruzafa ya alumbran escandalosamente. Afortunadamente, esta turística fiesta también trae consigo una de las ferias más curiosas e interesantes que he visto, y de la cual, muy poca gente sabe de su existencia: la tradicional Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, la cual ya va por su XXXVII edición.

Ubicada en tan privilegiado lugar, como es la Gran Vía Marqués del Turia, un lugar céntrico y al que todo el mundo puede acercarse sin problemas, se halla montada dicha feria. Yo llevo bastantes años viniendo a esta singular cita, prácticamente desde que era una niña, pero entonces solo me fijaba en los carteles y las fotografías antiguas que las paradas exponían y vendían al público, y no en otros tesoros que también se amontonaban en los mostradores, haciendo gala de su antigüedad, atrayendo las miradas de todos los curiosos. Como no, lectores y lectoras, me estoy refiriendo a los libros, a su historia y al tesoro que cada uno de ellos guarda en su interior. Mientras paseaba por entre estos puestos de venta, un olor a papel ajado impregnaba mi nariz con placer, a la vez que me entusiasmaba admirando ediciones antiquísimas de algunos clásicos de Shakespeare, Flaubert, Valle Inclán, Lope de Vega, Stevenson y demás ilustres escritores. Abundaba la novela española y extranjera, sin embargo, en todas las paradas siempre había una destacada sección de filosofía, además de otras como cocina, ciencias, mecánica, animales, historia...Hasta una sección dedicada al esoterismo y a los libros raros.


Cada parada era un mundo, y un tesoro por descubrir, por lo que no dudé en aprovechar la oportunidad de adentrarme en aquellos desconocidos mundos, sorprendiéndome de lo que descubría a mi paso. Libros que desconocía su existencia (como una serie de novelas del Oeste de los tiempos de nuestros abuelos), unas enciclopedias de antes de la Guerra Civil, reproducciones casi perfectas de pergaminos medievales, tratados de medicina y anatomía de los años cincuenta, libros de la editorial Circulo de Lectores todavía envueltos en bolsitas de plástico (esperando a su primer lector), libros de magia y misterio, manuales antiquísimos de las grandes Guerras Europeas...Hasta un ideario racista y antisemita  prohibido, libro que considero una importante fuente histórica pero que a la vez condeno sus ideas por completo, pero que me impresionó mucho encontrarlo expuesto en algunas paradas.  

Pero como habréis podido comprobar, no todo son libros y más libros en esta singular feria. Otro de los atractivos que se muestran en esta Feria del Libro Antiguo y de Ocasión son también las pequeñas antigüedades y curiosidades varias que en muchas paradas se exponen. Desde antiguas pitilleras a fotos de la ciudad en sepia o en blanco y negro, de barrocos marcos de fotos a carteles de películas de los años 50, de fotografías firmadas de toreros famosos a un enorme posado de la despampanante Marilyn Monroe....


Este año, los objetos que más me han llamado la atención han sido una estantería entera con soldaditos de plomo de todas las batallas (con sus correspondientes armas y uniformes), una parada en la que vendían papeles de fumar de los años 40 y 40, unas muñecas de porcelana (las típicas de cualquier película de Terror) al las que les faltaban los ojos), varios cómics de los años 50 censurados por el franquismo y un ejemplar de la famosa revista de cine Fotogramas en la que aparece Carmen Sevilla en portada (que podéis ver más abajo).

Y claro está, no me iba a ir de vacío después de haber disfrutado tanto de esta feria del Libro Antiguo y de Ocasión de mi cuidad. Os confieso que no iba con idea de comprarme nada este año, sobretodo porque en mi casa las estanterías están a rebosar desde la última vez que pusimos orden en ellas, sin embargo, un libro expuesto tímidamente en una de las paradas me hizo cambiar drásticamente de opinión. Al final me hice con el por tan solo 3 euros en una edición algo vieja, pero que a pesar de ello, el contenido era el que buscaba desde hacía algún tiempo. A mi lista de adquisiciones recientes se acaba de incorporar Los Cuentos de Canterbury, de Geoffrey Chaucer, uno de los libros de recopilación de cuentos medievales más famosos junto con el Decamerón de Boccacio. Ahora con ambos libros en mi poder voy a poder tener una visión más amplia del pensamiento y de la cultura popular que caracterizó a los europeos durante la Edad Media.
Sin embargo y muy a mi pesar la noche está cayendo sobre mi ciudad, y las rimbombantes luces de las fallas ya alumbran en la oscuridad de la noche y de la Gran Vía Marqués del Turia ¡Con lo bien que me lo estaba pasando! ¡Con lo que he disfrutado descubriendo pequeños tesoros de cuya existencia desconocía completamente! Espero pasarme el año que viene por este mismo lugar, para seguir sorprendiéndome y para que, un año después, pueda volver a contaros mis nuevas experiencias por esta feria, que seguro que serán muchas. Si os apetece pasaros, lo cual os recomiendo encarecidamente, aunque sea una tarde, aunque sea para desconectar de tanto petardo y de tanto ajetreo fallero, os adjunto los días y los horarios de esta feria:

Del 27 de Febrero al 23 de Marzo
- Laborales: de 10:30 a 14 y de 17:00 a 21:00
- Domingos y festivos: de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00


¡UN SALUDO Y ANIMAROS A DESCUBRIR!

miércoles, 5 de marzo de 2014

RESEÑA: Wilt

WILT


 
Título: Wilt.
 
Autor: Tom Sharpe (Londres 1928- Gerona 2013) fue un escritor británico especializado en novela humorística, además de desempeñar empleos como el de profesor o el de fotógrafo. Tras estudiar Historia en la Universidad de Cambridge y realizar el servicio militar, se trasladó a Sudáfrica en 1951, donde se dedicó a la enseñanza en un internado de niños blancos. En 1961 empezó a escribir la primera de sus doce piezas teatrales contra la apartheid, lo que le costó la cárcel acusado de político subversivo y comunista peligroso y la pérdida de 36.000 negativos quemados por el departamento de policía por haber retratado la pobreza del país. De su experiencia en África obtendría la inspiración para escribir Reunión tumultuosa y Exhibición Impúdica. Desde 1963 hasta 1972 trabajó como profesor de Historia en el Cambridge College, lugar que le sirvió de inspiración para escribir su obra más célebre: Wilt. Tras el bombazo literario que consiguió con Wilt, Sharpe publicó un total de once novelas, entre las que destacan: Zafarrancho en Cambridge, Becas flacas, Una Dama en Apuros, Lo Peor de cada Casa y las cuatro novelas que completaron la serie Wilt.
 
 
Editorial: Compactos Anagrama.
 
Idioma: inglés.
 
Traductor: J. M Álvarez Flores.
 
Sinopsis: Henry Wilt tiene un sueño dorado: asesinar a su esposa, con la que lleva doce años de amargo matrimonio. Tampoco su situación profesional es demasiado estimulante: es profesor de Humanidades en una escuela de Artes y Oficios. Pero tiene la suerte de poder dedicar el tiempo de sus clases a idear fantásticas quimeras sobre la mejor forma de practicar el asesinato perfecto. El azar y la desaparición de su esposa hacen que Wilt se vea acusado de un asesinato que no ha cometido. Se había limitado a entrenarse, practicando sus sueños criminales con una muñeca hinchable. Ello propicia una serie de disparatadas situaciones en las que un comisario tiene todos los puntos para volverse loco. 
 
Su lectura me ha parecido: ingeniosa, enormemente divertida y con grandes dosis de enredo y de situaciones absurdas, ante las cuales, el lector es incapaz de controlar la risa. Ya se, queridos amigos y amigas, que este libro no os sonará de nada, os confieso que a mi antes de leérmelo tampoco, y que no sea el género que más éxito tenga actualmente entre los lectores. Pero todo sea dicho, y más en los tiempos que corren, que un libro sea capaz de sacarnos una sonrisa, es algo que debemos agradecer, entre tanta mala noticia, pesimismo y días grises; siempre hay cabida para un poco de humor y para pasar un buen y merecidísimo rato con una lectura como ésta, que hoy tengo el inmenso placer de presentaros y daros a conocer. Con todos ustedes Wilt, hasta la fecha, el libro más divertido que he leído.
 
Mi historia con este libro viene de lejos, de muy lejos, prácticamente desde que una vez, siendo muy pequeña, observé con cierta curiosidad unos libros muy particulares que teníamos en la estantería desde tiempos inmemoriales. Sus portadas eran estridentes, llenas de color y con unos dibujos fácilmente deducibles pero que en un principio no despertaban en mi entusiasmo. Uno de ellos, el más fino, se presentaba bajo el nombre de Wilt. ¿Qué era eso de Wilt? ¿Un perro? ¿Un apellido? ¿Una ciudad? ¿Un país imaginado? ¿Una palabra inventada? ¿Algo malo? ¿Algo positivo? ¿Se comía? (años más tarde leería la contraportada y comprendería que erraba completamente en mis anteriores divagaciones).... En fin, que después de darle muchas vueltas y sin leer la contraportada, lo deposité de nuevo en la estantería, donde permaneció allí, olvidado, durante algunos años. Tiempo después, un buen día, y ya con un acceso ilimitado a los distintos géneros literarios, me dirigí a mi adorada estantería del comedor, donde volví a posar mi atención en esa serie de libros de portadas estridentes y coloridas. Sin embargo, y en esta ocasión, algo en mi despertó esa curiosidad lectora que en ocasiones se apodera de mi, y que, sinceramente, me encanta. No se si fue la portada, la aparente agilidad de su lectura o que en esos días me apetecía leer algo distinto. Tras preguntarle a mi padre si el libro estaba bien, pregunta a la que me respondió con un rotundo "SI", comencé a leérmelo, y desde ese instante ya no pude parar, ni de sumergirme cada noche en su tremenda narración, ni de reírme con tantas ganas que a veces se me olvidaba que, al otro lado de la pared, mi familia ya estaba durmiendo.
 
Antes que nada, me gustaría decir que volverme a reencontrar con esta novela ha sido un autentico lujo, y tenía muchas ganas de hacer su reseña, porque todo hay que decirlo, tratándose de Wilt, todo merece la pena. Volviendo al tema que en este párrafo nos ocupa, tengo que deciros, queridos lectores que es una lectura rápida, bastante dinámica y a la vez esta cargada de muchos detalles, no son descriptivos, no os asustéis, son más bien pequeñas cosas que no puedes perderte para comprender bien la trama que acontece. Algo que no es nuevo desde el punto de vista literario, pero que dentro de este género humorístico es indispensable. También me llamó positivamente la atención la profundización psicológica de los personajes. La pluma de Tom Sharpe nos adentra en una atmósfera bastante pequeña en la que hay muy pocos personajes en escena y en la que sabemos en cada momento las obsesiones, los pensamientos, las inseguridades, los disparates y las atrocidades que se les pasa por la cabeza a todos los protagonistas de la novela. He de confesar que a veces esa atmósfera se comprime tanto que llega incluso a dar la sensación de claustrofobia literaria, pero en realidad son todo recursos, recursos que el autor utiliza y que, leyendo la novela, entiendes por qué ha hecho uso de ellos. También es fantástico como el autor ha sabido combinar en Wilt, el histrionismo con lo absurdo, por eso, cada vez que la leía era como si estuviese viendo una obra de teatro, y como si cada capítulo que dejaba atrás era un acto dentro de la representación. Una representación en la que los dos actores principales son tan distintos, y tan parecidos a la vez. Sin duda un aspecto memorable que debería la pena tenerse muy en cuenta cuando hablamos de Wilt.
 
 
Antes de acabar la reseña, me gustaría aclarar algo muy importante: dentro de este batiburrillo magistral en el que se combina el humor, con lo absurdo, con lo incoherente, con escenas realmente tronchantes y con unos personajes dispares y con bastantes matices; debemos tener presente que en todo momento se está hablando de un asesinato. La palabra "asesinato" ya de por si tiene una connotación muy peyorativa, es una de las peores acciones que el ser humano es capaz de cometer, y que, desgraciadamente, es el pan nuestro de cada día cada y que no podemos evitar ser testigos a través de la prensa, de la televisión, de la música, de la pintura e incluso a través del cine ¿Quién no ha visto alguna vez en su vida una película de tiros? ¿Quién no se ha impresionado ante las fotografías del holocausto? ¿Quién no se ha estremecido al escuchar la Danza Macabra de Saint-Saens?.... Así podría seguir eternamente, pues, el término asesinato es algo que, desgraciadamente, tenemos integrado en nuestro día a día. Escuchamos la terrible noticia en cuestión, nos impacta, nos hace pensar unos días, pero enseguida lo olvidamos, es así, porque a los pocos días una noticia similar o peor nos vuelve a impactar, y así continuamente. Con Wilt, Tom Sharpe ha conseguido convertir una situación tan tremenda como un asesinato en algo divertido y jocoso, algo que no deja impasible a nadie y que nos hace reflexionar. Sharpe le consigue dar un giro tremendo a la situación introduciendo elementos que hacen del asesinato una pantomima, como la cuestión de la muñeca hinchable, que le hace parecer a Wilt no como un psicópata retorcido, aunque a veces lo parezca, sino como un histriónico profesor con pretensiones realmente utópicas y que nos hacen morirnos de la risa. En pocas palabras y remitiéndome a lo que dije al principio de la reseña, dentro de una época en la que parece que sólo nos dan malas noticias, siempre debe quedar hueco para una sonrisa, aunque sea tímida, pues el esfuerzo para lograrla, merece la pena. Wilt: una historia de enredo, humor, locura, malentendidos...Un libro que, aunque poco conocido, se os quedará gravado en la memoria para siempre.
 
Frases o párrafos favoritos:
 
"Era en realidad una jornada de pensamiento ávido, un peregrinaje por sendas de posibilidad remota que implicaban la desaparición irrevocable de la señora Wilt, la adquisición de súbita riqueza, de poder, lo que haría él si le nombrasen ministro de educación, o mejor aún, primer ministro".
 
Película/Canción: en 1989 la novela fue adaptada por vez primera al cine con un reparto de cómicos ingleses que cosechó bastante éxito. Seguidamente se adaptó en dos ocasiones más al formato audiolibro, y finalmente existen muchas adaptaciones de esta novela al terreno teatral. Recientemente, en España se llevó a los escenarios en el año 2012, con las interpretaciones de Fernando Guillem Cuervo (Los Misterios de Laura), Ana Milán (Física o Química) y Ángel de Andrés López (Pelotas) y cuyas fotos me han venido de perlas para completar la reseña. Aquí os dejo una entrevista que les hicieron a los protagonistas de la obra durante el paso por el Teatro Olimpia de Valencia:
 

 
¡Un saludo y a seguir leyendo siempre con una sonrisa!

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...