Presentación

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." Proverbio hindú

"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca." Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer." Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón.

En este blog encontraréis reseñas, relatos, además de otras secciones de opinión, crítica, entrevistas, cine, artículos... Espero que os guste al igual de todo lo que vaya subiendo.

domingo, 15 de febrero de 2015

RESEÑA: El primer Otoño

EL PRIMER OTOÑO


Título: El primer Otoño.

Autor: David Sáez Ruiz (Teruel 1973). Natural de Albarracín, donde reside actualmente, ejerció la psicología clínica durante diez años en su consulta privada de Teruel. Actualmente se dedica a la escritura y a la docencia en el Centro asociado de la UNED en Teruel, donde imparte varias asiganturas del grado de psicología. En el año 2000 publicó el libro La Psicología al alcance de los padres. Entre sus novelas, todas ellas publicadas en Éride Ediciones, destacan No es tan fácil Morir, Me llamo Pánfilo y El primer Otoño. Este último, es su trabajo más importante.


Editorial: Éride Ediciones.

Idioma: castellano.

Sinopsis: las fiestas eran el legado de la infancia. Sólo en septiembre, vísperas de fiesta mayor, sentía Eladio algo parecido a la ilusión de la Noche de Reyes. El aire olía a tierra mojada y los pinares se deshacían del calor de agosto perfumando al pueblo de aromas al pueblo de inminente otoño. Los sueños, de nuevo, prometían cumplirse. 

Su lectura me ha parecido: entrañable, divertida, original, accesible, nostálgica.....Queridos lectores y lectoras, amantes de los libros y la buena literatura, me gustaría, en esta ocasión, hablaros de un libro muy particular y que llegó a mis manos en unas circunstancias realmente excepcionales que en el párrafo siguiente, con gusto, os detallaré. Una novela que desprende una frescura inteligente, pues, trata un tema que muchos de los que ahora estaréis leyendo estas lineas habréis vivido y si no, os animo a hacerlo. Una historia que perfectamente podríamos calificarla dentro de los parámetros de Novela Juvenil, pues, aunque presenta un lenguaje un tanto especial, puede llegar a encantar a muchos lectores. Un escrito que recoge, bajo su extenso manto, el sentir y el aroma de la tradición, pero no una tradición en el sentido de ser algo viejo o casposo, todo lo contrario, la tradición como algo positivo para constituirnos como personas y para no perder nuca todo aquello que nos hace únicos. Hoy, queridos amigos y amigas, probablemente el libro que que hoy reseñaré no os suene de nada, es más, tal vez ni exista todavía una reseña de él, sin embargo, esta obra ya va por su segunda edición y se ha introducido poco a poco, como lectura obligatoria, en algunos núcleos de la provincia de Teruel, especialmente en la Sierra de Albarracín, lugar en el que se ambienta la novela y donde reside su autor. Bueno, sin más dilación, con todos ustedes: El primer Otoño, el orgullo de lo nuestro reflejada en una interesante novela. 


Como ya he mencionado en el párrafo anterior, esta novela llegó a mis manos de una forma muy especial. Tal vez sea, junto con la presentación que realicé de los libros de la escritora Elena Matrán Abascal en Valencia, uno de los momentos, en mi labor como reseñista, más importantes. Desde que inicié esta andadura por el mundo de la opinión y de la literatura, he tenido el placer de reseñar libros de autores noveles, los cuales, confían en mi para que de a conocer sus pequeñas obras de arte. Algo de lo que estoy plenamente orgullosa. Sin embargo, en esta ocasión, ni David Sáez Ruiz me mandó su novela, ni se puso en contacto conmigo para que reseñase su novela. No. En aquella ocasión, sucedió a la inversa, yo fui la que me interesé, a ciegas, por su creación. Todos sucedió aquella tarde en la que leí, en el programa de actos de la semana cultural de mi pueblo, que el jueves de aquella semana, tendría lugar la presentación de El primer Otoño. Al principio tuve mis reservas, lo reconozco, pues, sin conocer de nada al autor, era muy difícil saber si la novela merecería o no la pena, no obstante, y guiándome al fin por el principio de no juzgar sin conocer, decidí asistir. La presentación tuvo lugar en el Hogar del Jubilado, en una sala bastante amplia para mi asombro, pero desangelada para una presentación. El escritor ya estaba sentado cuando entré y muy amablemente saludaba a todo aquel que accedía al lugar. La mayoría de los congregados eran gente mayor o de mediana edad, lo cual me entristeció ligeramente, pues, era frustrante ser la única persona menor de 25 años que le interesase la lectura. En aquella sala y con más de la mitad de asientos vacíos, dio inicio la presentación. Yo, con mi libreta en mano, apuntaba todo lo que me resultó interesante y lo que llamó la atención, siendo consciente de que había tomado la decisión adecuada. Fue entonces cuando vi en carne propia la dura vida de escritor en ciernes, del escritor que esta empezando, del escritor que no posee todo ese glamour y elitismo que proporciona la fama. Al finalizar el acto, una pequeña cola se formó frente a su mesa, esperando que el autor estampase una firma en cada uno de los libros. Cuando llegó mi turno, y con El primer Otoño en mano, le dije, no sin cierto nerviosismo que iba a reseñar su novela, a lo que él me contestó con un sorpresivo "gracias", y a continuación pasó a firmarme el ejemplar que había adquirido y yo, le escribí en una hoja de mi libreta la dirección del Blog. Cuando quise pagarle, él no aceptó mi dinero, y me dijo que esperaría mi reseña. A día de hoy, no se si David se habrá paseado por Jimena de la Almena, yo me imagino que si, de lo que si que estoy segura es que el tiempo de espera ha merecido la pena y con él, este agradecimiento en forma de Reseña. 

Centrándonos en este párrafo en hablar un poco más detenidamente del libro, en primer lugar, me gustaría expresar mi mas sincera enhorabuena, pues, Sáez Ruiz ha logrado plasmar, en apenas 301 páginas, la originalidad de un relato que mucha gente ha vivido y que las futuras generaciones, también lo vivirán. La originalidad de la que os hablo es el echo de haber situado la acción de la novela en las fiestas de un pueblo ficticio de la Sierra de Albarracín, en pleno paraje natural en el que la diversión y la nostalgia juegan creo un papel fundamental. Los que veraneéis en pueblos o viváis en alguno me entenderéis perfectamente pues, ¿quien no ha vivido con autentica pasión las fiestas de su localidad? ¿Quien no ha sentido esa festividad como suya, aunque no residas en dicho lugar? ¿Quien no ha disfrutado de sus pasacalles, juegos o verbenas?....¿Quien no ha sentido pena porque finalicen? En definitiva, El primer Otoño es un recorrido por todas esas emociones y sentimientos que acompañan a las fiestas patronales, no solo de los pueblos, sino de cualquier lugar. En segundo lugar, me gustaría aclarar que El primer Otoño presenta una estructura sencilla y fácil, lo cual, permite una lectura ágil y entretenida. Es más, es todo un acierto el haber incluido ilustraciones a lo largo de la novela. Sin embargo, el libro esta plagado de palabras muy usadas en el argot aragonés y las terminaciones en "ico" abundan y se repiten a lo largo de la novela. Este aspecto podría dificultar un poco a quienes no estén familiarizados con este argot, sin embargo, en mi más honesta opinión, pienso que es una forma de mostrar una cultura, por lo que enriquece al lector en unos parámetros que no se espera encontrar. En tercer y último lugar, es preciso hablar de el tema de los personajes que habitan en las páginas de El primer Otoño. Me parecen, en mi mas sincera opinión, personajes típicos y originales al mismo tiempo, los cuales, podemos ver reflejados en la vida real: por un lado encontramos a los chicos y chicas del pueblo y por el otro los llamados "veraneantes", algo que me ha llamado bastante la atención y que me ha permitido empatizar con cada uno de ellos. Además, no solo Eladio, protagonista de El primer Otoño, toda la novela respira una clara influencia de El Camino, la novela más celebre de Miguel Delibes, algo que en parte, contribuiría a un mayor interés del lector por adentrarse en El primer Otoño.


Para finalizar la redacción de esta Reseña, en este último párrafo, dedicado a la reflexión y a la opinión. Me gustaría hablar sobre uno de los temas que caracteriza El primer Otoño, es más, probablemente este sea el aspecto que tan vez más me haya llamado la atención de su lectura. A medida que iba dejando atrás una página tras otra, me daba cuenta de que en El primer Otoño se respira un halo importante de melancolía y nostalgia. Dos sinónimos muy recurrentes a lo largo de la Historia de la Literatura Universal que en esta novela cobran más vida que nunca. En el libro conocemos a unos personajes con los que puedes identificarte fácilmente y a los cuales, les une un mismo acontecimiento: las fiestas del pueblo. En estos personajes, la melancolía y la nostalgia es un sello de identidad, y el autor las usa a su antojo para crear ese vinculo tan fuerte. Es la melancolía de los recuerdos, la nostalgia de unas raíces, la melancolía de unas vivencias concretas, la nostalgia de un pasado que nunca volverá y que se esfuma, rápido, al ritmo justiciero que marca el paso del tiempo. En El primer Otoño pude ver a personajes muy particulares, risueños, divertidos, pero con alma y rasgos bien definidos; las típicas personas que aquí una servidora, asocia con algunos vecinos de su localidad de veraneo, que casualidad o no, también habitan en un pequeño trozo de la Sierra de Albarracín. Eladio y toda su cuadrilla, representa el alma del pueblo, África simboliza a toda esa gente "veraneante" que pasa las vacaciones en los lugares en los que antes vivieron sus antepasados y en la tía Nieves reconocí a mi abuela, la cual, tuvo que irse a trabajar como sirvienta a una ciudad grande y desconocida. En resumidas cuentas, son las raíces las que producen nostalgia y melancolía, las cuales, logran contagiar al lector de esas vivencias, provenientes de esa amada "patria chica". En un momento de la presentación, David confesó que a pesar de no poder vivir exclusivamente de la escritura, reconoció que había merecido la pena, porque por fin, había cumplido un sueño. Yo también soy de las que persigo los sueños, así que escritor, seguiré tu consejo. A lo mejor llego a crear personajes tan cercanos como los de El primer Otoño: una historia de amor, diversión, fiesta, inseguridad, sueños, arraigo.... Un ingenioso canto a la adolescencia y a nuestros orígenes.

Párrafos o frases favoritas:

"Era el primer regreso a casa de un curso que se antojaba interminable. El mundo, arrasado por el calendario y los desengaños tan sólo once días antes, se reconstruía pausadamente a alrededor de Eladio. El rugido monótono del motor le adormiló, pero los recuerdos se avivaban a cada curva de aquella carretera serpenteante."

Pelicula/Canción: ante la imposibilidad de encontrar en el YouTube una presentación de El primer Otoño, me he tenido que conformar con la presentación de No es tan fácil Morir, otra de sus creaciones literarias. Espero que os guste.


¡Un saludo y a seguir leyendo!

11 comentarios:

  1. parece un libro muy interesante, sin duda, me gustaría leerlo.
    el tema de las raices es muy complejo, todos nos reconoceriamos en esos personajes que buscan en los pueblos de sus antepasados sus origenes y su tierra, como se suele decir, todos hemos sido migrantes alguna vez. Tal vez por eso, porque cambiar de tierra es muy duro, nos reconozcamos tan facilmente en personajes como los que este autor ha creado.
    gran reseña

    ResponderEliminar
  2. Pues parece que la novela merece mucho la pena y me ha parecido muy emotivo todo lo que has contado sobre la presentación en tu pueblo. Es verdad que los escritores noveles lo tienen complicado, pero quiero pensar que si son buenos, algún día serán recompensados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Has conseguido picarme con este libro y que además recuerde a El camino, novela que me encanta, hace que más me tiente. La tendré muy en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. great blog, very inspiring
    lets follow eachother! just let me know and I will follow back :)

    - www.angelaah91.blogspot.nl

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que solamente por la pasión que has transmitido con esta entrada, merece la pena apuntarse el libro. Además como dices, trata de unos personajes con los que todos podemos sentirnos identificados en algo. Muy buena reseña =)
    Un besote^^

    ResponderEliminar
  6. Tiene muy buena pìnta la verdad, gracias por la reseña!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. He leído la novela y conozco al autor (compartimos pasión por la escritura)
    Entrañable historia que despierta esas sensaciones casi olvidadas de la adolescencia. El resto lo has contado tú en esta magnífica reseña. ¡Enhorabuena a los dos!

    ResponderEliminar
  8. Dan muchas ganas de leer algún libro del autor con esta entrada que subiste. Realmente si puedo disminuir un poco mi carga actual podría leer algo de él. Un beso y gracias por enseñarme a un escritor que no conocía!

    ResponderEliminar
  9. Hola!!!

    Me gusta la forma en que logras transmitirnos las emociones que vamos a encontrar en el libro, así que sin duda me has convencido ^^ gracias por tu hermosa reseña.

    Me quedo como una seguidora más. ¿nos seguimos? Me fascinaría.

    http://escribadeavalon.blogspot.com/

    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Sin duda alguna, me voy a leer el libro! Escribes genial, me encanta :)
    Te sigo!

    ResponderEliminar
  11. Una muy buena reseña! Debo decir que nunca he vivido en un pueblo y nunca he festejado las fiestas patronales de un lugar en si, no sé lo que se siente esperar todo un año para las fiestas y todas esas cosas, pero has logrado transportarme al libro sin necesidad de haber vivido todas estas cosas
    Besos<3.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...