Presentación

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." Proverbio hindú

"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca." Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer." Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón.

En este blog encontraréis reseñas, relatos, además de otras secciones de opinión, crítica, entrevistas, cine, artículos... Espero que os guste al igual de todo lo que vaya subiendo.

jueves, 22 de septiembre de 2016

RESEÑA: Inés del alma mía

INÉS DEL ALMA MÍA


Título: Inés del alma mía. 

Autor: Isabel Allende (Lima 1942). Sobrina del asesinado presidente de Chile Salvador Allende, es y se considera chilena. Salió de Chile en 1975 a causa de la represiva dictadura militar que el General Pinochet implantó nada más derrocar al gobierno de Salvador Allende. Ejerciendo el artículo de humor como periodista, Isabel Allende realizó varios programas en televisión  y escribió varias obras de teatro. La Casa de los Espíritus fue su primera novela, escrita en un año, calificada por los expertos literarios como una obra maestra, el mejor heredero de Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez. A partir de esa primera novela la carrera literia de Isabel Allende fue imparable. De Amor y de SombraLa Hija de la FortunaRetrato en Sepia, Inés del Alma mía o El Cuaderno de Maya El juego de Ripper y El amante Japonés son algunas de sus novelas más recordadas.


Editorial: Debolsillo.

Idioma: castellano.

Sinopsis: Inés Suárez es una jóven y humilde costurera extremeña que se embarca hacia el Nuevo Mundo para buscar a su marido, extraviado con sus sueños de gloria al otro lado del Atlántico. Anhela también vivir una vida de aventuras, vetada a las mujeres en la pacata sociedad del siglo XVI. En América, Inés no encuentra a su marido, pero si a un amor apasionado: Pedro de Valdivia, Mestre de Campo de Francisco Pizarro, junto a quién Inés se enfrenta a los riesgos y las incertidumbres de la conquista y la fundación del Reino de Chile.

Su lectura me ha parecido: floja, repetitiva, ligera, perseverante, aventurera, descriptiva, original en su temática, fallida en su resolución...Creo que ya lo he dicho en más de una ocasión, junto con la novela policíaca y la novela social, la novela histórica es para mi uno de los géneros más complejos e interesantes que existen. Para empezar, es un formato donde tienen cabida muchos tipos de historias y temas universales como el amor, la amistad o la avaricia. Donde el autor puede explorar nuevas formas y estilos, más solemnes y puros o más atrevidos y arriesgados. En el que el tiempo y el espacio, como no podía ser de otra forma, juegan un papel fundamental, condicionando tanto a la trama como a los personajes que habitan en la novela. Un tipo de narración en el que también cabe la posibilidad de reflexionar sobre temas de la actualidad desde la privilegiada perspectiva que brinda el pasado histórico. En definitiva, un género único que incluso indirectamente presiona al escritor, no sólo porque la investigación y recopilación previa de datos es más obligatoria que nunca, también porque exige una novela interesante, original, atractiva, pero sin olvidar el compromiso primero con la historia, segundo con la literatura y tercero con los lectores. Sin embargo, al escribir este tipo de novelas, como hemos ido comprobando a lo largo de este tiempo, el escritor puede lucirse y alcanzar los cielos o directamente suicidarse literariamente. Ese es sin duda, el gran peligro que corren los escritores que se dedican a este género y que en muchos casos ha acabado en verdaderas tragedias. El libro que hoy os presento, perteneciente al género histórico, no ha caído en el olvido por los pelos, o mejor dicho, por el prestigio de su autora. Aún así, no nos encontramos ante una de sus mejores novelas, sino ante otro intento fallido que espero no volverme a encontrar en la literatura de esta genial autora, un error llamado Inés del alma mía: un inquietante bache en el camino.


La historia de como Inés del alma mía llegó a mis manos, aunque más bien tendría que decir a mi casa, tiene algunos años. Como ya he comentado en más de una ocasión, a mi madre le encanta Isabel Allende, de hecho, en el comedor tenemos un estante en el que los libros de esta autora lo copan completamente. Inés del alma mía entró en mi casa no se por que motivo, no se si mi madre se lo compró, si fue un regalo de cumpleaños, de navidad o por el día de la madre. Pero el caso es que desde aquel día formó parte de la colección de novelas de la autora chilena que tenemos en casa como si fuera un tesoro. A esta historia hay que añadirle que mi experiencia con Isabel Allende había sido hasta el momento intensa pero no demasiado activa al mismo tiempo. El primer libro que leí de ella, como tantos y tantos jóvenes de mi generación fue su obra cumbre, La Casa de los Espíritus. No por puro placer que conste, sino porque aquella era una de las lecturas obligatorias para el examen de lengua castellana en selectividad. Sin embargo, a parte de que disfruté mucho, esa lectura me abrió las puertas de un mundo en el que hasta el momento no me había atrevido a adentrarme como es la literatura sudamericana. Desde ese primer contacto poco a poco estoy supliendo esa carencia con diversas lecturas, entre ellas, la de De Amor y de Sombra, también de Allende que me gustó incluso más que La Casa de los Espíritus. Y es en esos inicios, en esa inquietud por leer más libros procedentes de aquellos interesantes territorios lo que me empujó a leer Inés del alma mía, eso, y la perspectiva de una historia que combinaba feminismo con conquista, libertad con sumisión, transgresión con violencia. Me pareció un cóctel literario muy curioso y que me incitó sin duda a decantarme por esta lectura. No obstante, las altas perspectivas y la buena experiencia que había tenido leyendo algunos de sus libros anteriores, se quedaron en agua de borrajas cuando fui testigo de una caída estrepitosa, o lo que es lo mismo, de una historia, pero más bien, de una trama que bajo otro género literario repite las mismas premisas y que, desafortunadamente, convierte las buenas intenciones en precisamente eso, agua de borrajas.


En lo que respecta a la crítica propiamente dicha, comenzaremos diciendo en primer lugar que Inés del alma mía, al contrario de otras novelas de Allende, presenta una lectura más ágil, rápida, dinámica, que invita a una breve reflexión de vez en cuando. Con todo esto, no quiero decir que la novela no esté bien escrita, al contrario, si de algo se puede librar esta novela es de la belleza literaria y del estilo tan particular de la autora. Aún así, sorprende no toparnos con esa profundidad y esa introspección a las que nos tiene tan acostumbrados. En segundo lugar, en lo que respecta a la trama, es original y atractiva, eso hay que admitirlo, sin embargo, ésta va decayendo poco a poco a medida que nos acercamos al final del libro. El inicio es muy fuerte y con ciertos tintes aventureros, algo que suele gustar al lector, pero llega un momento en el que la acción deja de ser trepidante para tornarse en visiblemente más ligera, romántica y ñoña, a pesar del contexto en el que la autora ha decidido ambientar la novela. Es un contrapunto demasiado brusco, pero también, demasiado explotado por miles y miles de autores, lo que en cierto sentido, le resta bastante originalidad. En tercer lugar, para mi, el principal fallo de la novela. Todos los que hemos leído alguna vez algo de Isabel Allende sabemos que Chile y la historia de Chile son los ejes de su producción literaria, sobretodo el periodo de la dictadura de Pinochet. Algo totalmente justificado si tenemos en cuenta que Isabel es sobrina del presidente Salvador Allende, asesinado durante el golpe de estado del general Pinochet. Ese hecho y la terrible dictadura que vino después son el telón de fondo de muchas de sus novelas, convirtiéndose en la autora que mejor trató literariamente ese periodo, algo que de verdad, los lectores le estaremos eternamente agradecidos. Sin embargo, y he ahí el problema, ese amor por Chile y su historia parece haberse convertido en una especie de obsesión cuando encontramos una historia como la de Inés del alma mía, donde se relata, como no, la historia de la conquista de Chile. No digo que no sea un tema interesante, que lo es, pero sinceramente, el querer forzar la historia otra vez hacia el mismo tema me chirrió bastante, resultándome altamente repetitivo. Por último, comentar que el libro está escrito en clave de denuncia feminista. El abordar literariamente el personaje de Inés Suárez ya dice mucho de la intencionalidad de la autora, pero como hemos comentado antes, ese intento de reconocimiento acerca su figura al gran público, pero se va apagando poco a poco a medida que va cayendo la trama narrativa.

Siguiendo con el último argumento planteado, me gustaría dirigir la reflexión hacia un tema que creo que es conveniente sacar a la luz, sobretodo a raíz de la lectura de Inés del alma mía. Como todos muy bien sabemos, la mujer como tal ha sufrido a lo largo de la historia la represión, la discriminación, el desprecio, la ocultación, pero también el silencio. Ese terrible y aún practicado olvido que ha impedido saber de los logros e importancia de ciertas mujeres en el devenir histórico. Un hecho que se extiende a muchas épocas y momentos de gran importancia, y en el caso de la Conquista de América, resulta en mi opinión un silencio terrible además de bastante notable. Isabel Allende, en Inés del alma mía, nos cuenta la apasionante historia de Inés Álvarez, una mujer que participó activamente en la conquista y en la fundación del Reino de Chile al lado de grandes nombres como Valdivia o Pizarro, pero que al mismo tiempo, sufrió las burlas y la discriminación propias de la sociedad del siglo XVI. Allende, escribiendo esta novela, no sólo ha reconocido el papel de esta mujer en concreto, sino que ha hecho justicia a todas esas mujeres que cruzaron el océano para adentrarse en las tierras del nuevo mundo. Existen algunos ejemplos, algunos menos conocidos como el de Catalina de Erauso, una monja que huyó del convento para cruzar el Atlántico para, una vez en tierras inexploradas, ocultarse bajo nombres como Francisco de Loyola o Alonso Díaz, ocultando bajo su armadura su verdadera identidad. O más conocidos, como el del embarco en 1550 de 80 doncellas hacia Río de la Plata para casarse con colonizadores y evitar así el amancebamiento y el mestizaje, capitaneado por una viuda llamada Mencía de Calderón. Un acontecimiento que la escritora española Elvira Menéndez reflejó en la conocida novela El corazón del Océano. Aunque tal vez el más célebre, aunque a su vez menos investigado, sea el caso de La Malinche, amante de Hernán Cortés y figura clave en la conquista española del Imperio Azteca. Con todo esto, evidenciamos no sólo que las mujeres que participaron de la conquista existieron, también el hecho de que muchas de ellas han permanecido en el olvido durante mucho tiempo. Novelas como la de Isabel Allende, a pesar de no ser una de las mejores de ella, nos sirven para poner nombre y voz a todas aquellas mujeres que junto a los hombres, asistieron a dicho acontecimiento tan importante y tan crucial para lo que vendría después. Inés del alma mía: una historia de amor, sacrificio, valentía, perseverancia, prejuicios, machismo, peligro, pasión, entereza...Una historia con muchos defectos, pero que sin duda, rescata la figura de Inés Álvarez del silencio y de la ignorancia.

Frases o párrafos favoritos: 

"Un hombre hace lo que puede, una mujer hace lo que el hombre no puede hacer."

Película/Canción: hace poco que se confirmó la noticia de que Inés del alma mía se adaptaría en formato televisivo, y a medida que pasa el tiempo, vamos conociendo cada vez más detalles de dicha adaptación. Aquí os adjunto un video de la noticia en cuestión:


¡Un saludo y a seguir leyendo!

10 comentarios:

  1. Con Isabel Allende tengo una relación lectora extraña. La casa de los espíritus me gustó pero no pude evitar notar demasiadas similitudes y referencias a la monumental Cien años de soledad. Me gustaron Eva Luna y De sol y de sombra... pero hasta ahí. Todo lo demás que he ido leyendo me parece literatura "alimenticia", de la que le vale para seguir en el candelero y aumentar su cuenta. Muy buena reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Yolanda!
      Si, es cierto, se parece bastante a Cien años de soledad. De hecho, por eso al hablar de Isabel Allende se le considera una de las exponentes del segundo boom del realismo mágico. Todavía no he tenido el honor de adentrarme en Cien años de soledad, por lo que ya va siendo hora de que lo haga cuanto antes. Con respecto a lo segundo que comentas, sólo me he leído La casa de los espíritus y De amor y de sombra además de éste que he reseñado. Pero si, he leído muchas críticas bastante críticas con sus últimas novelas publicadas.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  2. Solo he leído dos novelas de la autora y me gustaron. No me importaría leer ésta, pese a los peros que le pones.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Margari!
      Bueno, en ese caso te animo a que la leas. Espero que pronto podamos tener un debate al respecto y podamos contrastar opiniones.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  3. He leído un par de libros de la autora que me han gustado pero sin más. De momento no me animo con este.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Natàlia!
      Bueno, siempre digo que aunque mi impresión haya sido desfavorable, os animo siempre a leer los libros que reseño. Así en un futuro se podría crear un interesante y productivo debate. Yo de Isabel Allende he leído otros dos libros, y esos si que me han gustado, mucho más que este.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  4. Esta novela me gustó pero es de las que menos de la autora. Es una de mis escritoras preferidas y jamás me canso de recomendar joyas como La casas de los espíritus o Paula.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Xavier!
      La casa de los espíritus si que me lo he leído y es fantástico, una lectura del todo recomendable. Paula lo tengo pendiente, pero como ya se de que va, me parece a mi que en estos momentos no estoy preparada para leer algo tan duro.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  5. Tengo que animarme de nuevo con la autora... solo leí La ciudad de las bestias y no me gustó nada, me dio pereza seguir leyendo sus libros.
    El siguiente será La casa de los espíritus o Paula =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Shorby!
      Pues en ese caso, es el momento de iniciarte con otra de sus lecturas. Te recomiendo encarecidamente La casa de los espíritus, pero más todavía De amor y de sombra. Ese último es incluso mejor que el anterior para mi gusto.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...