Presentación

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." Proverbio hindú

"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca." Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer." Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón.

En este blog encontraréis reseñas, relatos, además de otras secciones de opinión, crítica, entrevistas, cine, artículos... Espero que os guste al igual de todo lo que vaya subiendo.

viernes, 13 de enero de 2017

RESEÑA: El enemigo en el espejo.

EL ENEMIGO EN EL ESPEJO



Título: El enemigo en el Espejo.

Autor: Leif Davidsen (Isla de Fionia 1950), ha viajado por todo el mundo y ha sido corresponsal para la televisión danesa en varios países: trabajó en España en 1977 como periodista para la cadena nacional. En 1980 fue destinado como corresponsal en Rusia. Fue redactor jefe del servicio de noticias extranjeras de Danmaks Radio. En los 90 se encargó de una popular serie de televisión que retrataba la Dinamarca del momento. Sus thrillers políticos son grandes éxitos de ventas en Dinamarca y algunos han sido traducidos a varias lenguas. Desde 1999 Davidsen vive en Copenhague, con su esposa, dedicado a la carrera literaria al tiempo que sigue colaborando en los medios de comunicación de su país. Obras suyas son El danés serbio o La foto de Lime. El enemigo en el Espejo recibió excelentes críticas en Dinamarca, pero el temor a una amenaza islamista ha hecho que pocos editores internacionales hayan querido traducir la obra.


Editorial: Funambulista.

Idioma: danés.

Traductor: Sergio Torremocha.

Sinopsis: el 11 de Septiembre de 2001, el terrorismo islamista sacude todo el planeta en Nueva York. Occidente se moviliza para contrarrestar la amenaza terrorista. Vuk, el serbio-danés protagonista de esta novela, antiguo sicario a sueldo de algunos servicios secretos, vive bajo otra identidad en Estados Unidos con su mujer y sus hijos. La CIA lo descubre en una de sus pesquisas y le brinda la posibilidad de no ser extraditado a Dinamarca por sus asesinatos: colaborar en esta nueva guerra contra el mal del lado americano, a cambio de su inmunidad. Esta última misión de Vuk lo llevará a Dinamarca y a España tras la pista de un elemento importante dentro de Al Qaeda. Pero el destino pondrá en su camino al comisario danés Toftlund, su antiguo antagonista, que no olvida nada del pasado de Vuk.

Su lectura me ha parecido: trepidante, pausada, tensa, interesante, demasiado descriptiva, de rabiosa actualidad, completa, impactante, sugerente, necesaria...Queridos lectores y lectoras, hoy os quiero hablar de un momento, de un instante, de unas imágenes que dieron la vuelta al mundo en cuestión de segundos. Cuando aconteció era todavía muy pequeña, me encontraba todavía en el colegio y en un universo propio en el que poco importaba lo que estaba pasando en el mundo. Tanto es así que aquel señalado día, cuando llegué a casa para comer antes de volver al colegio, los dibujos animados acompañaron, como cada medio día, a las comidas nutritivas y llenas de vitaminas. Al final de ese día, y casi por sorpresa, me enteré de lo que había pasado, sin embargo, tampoco le presté tanta atención, aunque si recuerdo lo impactante que fue observar como dos aviones impactaban de lleno contra dos rascacielos en pleno Manhattan, y como éstas, acabaron por venirse abajo, generando una inmensa nube de polvo que parecía engullir a la ciudad por completo. En aquel momento, como ya he comentado, estaba aún en la más tierna infancia, y no fui consciente hasta años después de la importancia de dicho atentado. Como tampoco de sus conecuencias, de las más inmediatas y de las que tardarían un tiempo en llegar. Antes del 11S el mundo era otro, tras el 11S, todo cambió, desde el orden mundial hasta la concepción del mayor enemigo de los Estados Unidos, que como cabía esperar, se extendió a otros países alineados. Hay historiadores que piensan que todavía nos hayamos en la edad contemporánea, que se inició con la Revolución Francesa y que se extiende hasta nuestros días, una servidora, en mi más humilde opinión, pienso que desde ese día, la historia entró en una nueva era. Un tiempo dominado por las nuevas tecnologías, por internet, por los vertiginosos cambios, por la inmediatez y por una nueva psicosis. Aquel 11 de septiembre de 2001 nada volvió a ser igual, algo que se refleja en El enemigo en el espejo: un thriller de los de toda la vida, y con reflexión añadida.


La historia de como El enemigo en el espejo llegó a mis manos fue simple, pero me gustaría permitirme la licencia de contárosla desde el principio, el verdadero principio. Como ya he comentado en la introducción, el 11S me pilló de pequeña, a una edad en la que no prestas atención a estas cosas y que vives feliz en tu mundo de inocencia y de juegos infantiles. Sin embargo, el conocido como 11M ya me alcanzó con otra mentalidad, estaba en el penúltimo curso de primaria, pero era consciente de que aquello también marcaría un antes y un después no sólo en mi país, sino también a nivel global. Luego, a medida que vas creciendo y vas leyendo, te das cuenta de la importancia y de como el poder puede obrar auténticas barbaridades, usar los atentados como justificación para que Estados Unidos, y España de paso, entrasen en una guerra absurda como fue la de Irak, cuyas consecuencias y mala resolución del conflicto las estamos pagando actualmente. Luego vino la época de las películas y de alguna novela que abordaba el 11S, todas ellas desde un patriotismo casi enfermizo en las que se ensalzaba a los Estados Unidos como los mejores superando tragedias, pero que en ninguna de ellas menciona su ya conocido carácter vengativo. Luego vino la universidad, donde en los últimos cursos del grado, gracias a una asignatura optativa, empecé a sentir curiosidad por la historia reciente de oriente medio, por la discriminación que la comunidad musulmana sufre en Europa, por la construcción de los estereotipos y por como todo esto esta favoreciendo terriblemente a la aparición de una ultraderecha europea de nuevo cuño y adaptada a los tiempos que corren. Es por ello que como Trabajo Final de Master decidí centrar mi investigación en un caso concreto, el de la islamofobia en Francia a través de las novelas de Michel Houellebecq. Y es en medio de esos meses de investigación, apareció ante mis ojos El enemigo en el espejo. Un libro que ya de por si llama poderosamente la atención, no sólo por su ilustrativa portada, también por una sinopsis que se alejaba bastante de todo lo que había ojeado de ficción que tratase el tema. Poco tiempo después, comencé a colaborar con la editorial Funambulista, que era la que había publicado esta novela, y ante la perspectiva de elegir lecturas para reseñar lo tuve muy claro. Aquella sería la primera lectura de ficción que trataba en 11S que iba a leer, así que con gran interés y curiosidad comencé a leerlo, obteniendo como resultado una sensación más satisfactoria de la que en un principio me esperaba.


Centrándonos en realizar la correspondiente crítica, debemos apuntar en primer lugar que El enemigo en el espejo presenta una lectura pausada, lenta y demasiado descriptiva. Pero no por ello carente de la acción, el misterio y el punto trepidante que ha caracterizado a las novelas de corte policíaco desde que se inventaron. El tema da mucho de si, eso esta claro, sobretodo en los tiempos que corren, pero, y precisamente por ello, Davidsen no puede evitar irse por las ramas en algunos aspectos, describiendo hasta el más mínimo detalle desde la investigación llevada a cabo hasta cosas que resultan superfluas para la trama. Hasta ahí el punto a mejorar para futuros escritos, todo lo demás merece su merecida recompensa. El enemigo en el espejo rezuma auténtica originalidad, por todos lados. La base clásica de la novela policíaca está ahí, y las técnicas propias del thriller literario también. Lo novedoso reside, en este caso, en la elección del tema y el espacio cronológico donde ambientar la historia. Nos encontramos en los primeros años del XXI, donde el mundo está sumido en un estado de anómala calma, pero en el que algunos, a quienes consideraron en su momento chalados o simples charlatanes, ya apuntaban que e avecinaba una nueva era, diferente a la de un siglo XX marcado por la Guerra Fría. Son unos años en los que, tras el 11S, se experimentaron muchos cambios sociales, políticos, económicos e incluso culturales. Un tiempo en el que la alerta fue máxima, y que en cierto modo, reavivó muchos debates y abrió otros nuevos. Un caldo de cultivo perfecto para lanzarse, como magistralmente ha hecho Davidsen, a escribir una novela ambientada en esos momentos, y en la que además, para darle todavía más interés y morbo, su principal trama sea una investigación policial contra el terrorismo islámico. En fin, miel sobre hojuelas. Y lo mejor de todo es que a pesar de las extensas y a veces innecesarias descripciones, Davidesen consigue que el lector siga la historia hasta el final, sin despegar los ojos del papel. Seguidamente, en El enemigo en el espejo se aborda muy bien la cuestión de la población musulmana en Europa, el proceso de adaptación a una cultura y como ésta parece rechazar ciertas poblaciones que vienen de fuera. El autor habla en concreto de su Dinamarca natal, donde paradójicamente en la actualidad es uno de los países donde el ascenso de la ultraderecha es cada vez más acusado. Así mismo, el libro habla sobre ello, y más concretamente el tema de situación de la mujer musulmana, un tema que en autores de occidente pasa totalmente desapercibido y del que es necesario hablar para descartar estereotipos y tópicos. Finalmente, la novela rebosa de información, lo que denota el gran trabajo de documentación que Davidsen ha realizado para la redacción de esta novela.


En lo que respecta a la reflexión puramente personal, he de reconocer que he tenido un dilema. Existían dos temas que la novela me sugería y que me pedían a gritos que los abordase en este último párrafo. Así que en esta ocasión, trataré de ser lo más sintética posible para que ambos aparezcan plasmados en estas líneas. Más allá de lo que me haya podido parecer la lectura de esta novela, El enemigo en el espejo retrata uno de los aspectos más definitorios y que caracteriza plenamente a la época post 11S, una cronología que arranca de ese día y que podría extenderse hasta la mismísima actualidad, incluyendo el día de hoy y los que vendrán. Además de los avances tecnológicos y el cambio en la concepción de las relaciones sociales, lo que también caracteriza a este siglo XXI tras el fatídico atentado es la psicosis. Pero no la psicosis que tan magistralmente nos ha legado Hitchcock, concentrada en un sólo personaje de la película, más bien una psicosis más amplia, a nivel colectivo. Y esto no es nuevo, ni mucho menos, si dirigimos un momento la vista atrás comprobaremos como en algunos países de Europa, pero sobretodo Estados Unidos, se vivió un estado de permanente psicosis, donde todo lo relacionado con el comunismo era visto como el mismísimo demonio en persona. Hoy en día seguimos en ese estado de psicosis, con tintes tal vez más sugestivos y obsesivos tal vez. Pero existe una diferencia, antes para Estados Unidos y los países alineados el enemigo procedía de países del este y entonaba la internacional, ahora es musulmán y recita el Corán. Todo esto ha llevado, desgraciadamente, a que occidente acabase por construir estereotipos adaptados a los nuevos tiempos para referirse a los musulmanes, y por extensión a la población árabe en general. Una visión adulterada y donde caben toda clase de falsedades y descalificaciones sin venir a cuento que sólo genera odio y rechazo a una población que nada tiene que ver con las sangrientas acciones protagonizadas por un grupúsculo radicalizado. Por todo ello, y como ya hice en su momento en la reseña de Sumisión de Michel Houellebecq, desde aquí pido que no volvamos a caer en el error de dejarnos llevar por esta construcción interesada. Y digo volver porque Europa ya lo cometió una vez, con diferente víctima, pero con un verdugo que parece haber resucitado del pasado para seguir sembrando odio contra quienes no han hecho absolutamente nada. Hoy es Trump, mañana puede ser Le Pen, por lo que más que nunca debemos ser conscientes de ello. No repitamos la historia, no consintamos que se discrimine y que se estigmatice. El enemigo en el espejo: una historia de investigación, terrorismo, sospechas, incógnitas, psicosis colectiva, compañerismo, libertad, venganza, asuntos del pasado...Uno de los libros que mejor describe el clima político-social actual.

Frases o párrafos favoritos:

"- Hoy es martes, 11 de septiembre.
El japonés tradujo, el jefe dijo algo y todos empezaron a reír.
- ¿Qué le resulta tan divertido? - inquirió John.
- Discúlpeme. Kujoyanki-san dice que mientras estemos en el desierto, la fecha no tiene importancia alguna. Ahora, regresemos al mundo. Esto es muy raro. Tal vez porque nuestras experiencias nos han transformado, pero...¿y el mundo? El mundo sigue siendo como siempre fue. Eso es lo que resulta tan extraño, John-san."

Película/Canción: hasta que eso se produzca, os dejo con la pieza de BSO que me ha acompañado durante la redacción de esta reseña.


¡Un saludo y a seguir leyendo!

3 comentarios:

  1. Hola! No conocía el libro pero no creo que sea para mi así que lo dejaré pasar. Estupenda reseña como siempre!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. no conocía la novela que hoy nos presnetas ene sta magnifica reseña, pero el tema no puede ser más actual, el terrorismo islamista golpea una y otra vez y las intervenciones militres que se vendieron como la solución a ese problema no parece que hayan resuelto nada. Como digo siempre de nada sirve enviar soldados si luego los politicos no estan a la altura de los que sirven. Ese ha sido el problema en Oriente Medio y deberiamso aprender de la historia. Tras derrotar a las tropas de Hitler y aplastar alemania, los aliados dieron una solución politica para el país que permitio refundar un Estado, eso no ha pasado en Iraq o Afganistan, tras la invasión no ha habido proyecto politico de refundación, por tanto, hoy no hay Estado que puede defender el territorio y a la gente que en él vive de la miseria y el crimen y por eso el islamismo campa a sus anchas, porque las organizaciones crimnales ocupan el vacio dejado por el Estado.
    una reseña excelente

    ResponderEliminar
  3. Ese día me pilló de preparativos de mi boda. Que tenía que probarme el traje. Y ni ganas tenía. Lo veía todo tan surrealista. Tantas vidas acabadas... Y tantas vidas acabadas desde ese 11S. Porque sí, todo cambió desde ese día, y para peor, por desgracia. Extendiéndose la psicosis por todo el mundo, porque no se supo enfrentar al problema, porque parece que es mejor fomentar el odio, pero por parte de todos, sobre todo de los que tienen el poder. No se aprende de los errores del pasado.
    Me apunto el libro, que no lo conocía. Y parece estar bastante bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...