Presentación

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." Proverbio hindú

"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca." Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer." Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón.

En este blog encontraréis reseñas, relatos, además de otras secciones de opinión, crítica, entrevistas, cine, artículos... Espero que os guste al igual de todo lo que vaya subiendo.

martes, 5 de abril de 2016

RESEÑA: Reencuentro.

REENCUENTRO

Título: Reencuentro. 

Autor: Margaret Deland (1857-1945), reconocida y afamada novelista, cuentista y poetisa norteamericana. Es recordada por su célebre novela John Ward, Preacher (1888) y sus encantadoras historias sobre la pequeña aldea rural de Old Chester basadas en sus primeros cuentos de Maple Grove y Manchester, en Pensilvania. Su obra a menudo es comparada a la de Elizabeth Gaskell. 


Editorial: dÉpoca. 

Idioma: inglés. 

Traducción: Rosa Sahuquillo Moreno. 

Sinopsis: la señorita Mary North llega al encantador pueblecito de Old Chester con el firme propósito de encontrar una casa en la que vivir junto a su madre, la señora North, quien anhela volver al que fue su hogar durante su infancia y adolescencia con el fin de pasar allí el resto de sus días. Quiere el destino que Mary, ante la sorpresa de sus nuevos vecinos, se decida por una vivienda en Main Street, justo enfrente de la vieja casa de los Pirce. Y es entonces cuando Old Chester empieza a bullir de excitación: murmuraciones contenidas, risas nerviosas, insinuaciones y muchas preguntas en el aire. ¿Sabe Mary quiénes son sus vecinos? ¿Conoce acaso lo que ocurrió cuarenta y ocho años atrás? ¿Le habrá contado su madre quien es Alfred Price?

Su lectura me ha parecido: condensada, sutil, evocadora, rápida, pausada, ligera, tierna, reflexiva en algunos aspectos, tímida en cierto sentido...Queridos lectores y lectoras, muchos de vosotros sabréis que en Jimena de la Almena trato, además de reseñar lo más fielmente posible todos los libros que de una forma u otra van cayendo en mis manos, también de acercaros los grandes clásicos de la literatura universal. No obstante, os confesaré que, al igual que la protagonista de 84, Charing Cross Road, me encanta de vez en cuando, toparme, aunque sea por casualidad, con una lectura menos convencional, algo que en cierto sentido puede llevarnos a la confusión. Me explico, una lectura poco convencional no quiere decir que ésta sea rara o cuya narración sea diferente, que las hay y a puñados, en este caso, cuando digo poco convencional me refiero al hecho de que libros como el que hoy tengo el placer de reseñar, no se suelen encontrar fácilmente, o bien porque éste ha sucumbido a obras más importantes del mismo autor que lo escribió o porque en el mundo editorial prima más lo conocido por el gran público que lo desconocido por éste. En fin, ya sea de un modo u otro, la cuestión es que debemos, y eso lo digo muy sinceramente, bucear hacia el fondo, más allá de lo que conocemos y de lo que nos han enseñado, puede que como en esta excepcional ocasión, nos encontremos con verdaderas y hermosas perlas, a las cuales, hay que sacar de vez en cuando brillo. Una vez dicho esto y sin extenderme más de lo necesario os traigo la reseña de Reencuentro: un ligero pero interesante extracto de la vida social de un tiempo irrepetible. 

La historia de como llegó éste libro a mis manos es de las más corrientes del mundo. Una servidora andaba distraída, paseando, por una de las tantas concurridas librerías del centro de mi ciudad, y mis ojos no encontraban nada interesante a la vista a priori. Todo, en su mayoría por decirlo de alguna manera, eran novelas actuales, las cuales, muchas de ellas acababan de publicarse seguro. Con esto no quiero decir que no estuviesen bien, es más, lo ignoro completamente, solamente es que en aquellos momentos, me parecieron todas iguales, cortadas por el mismo patrón narrativo. Supongo que estaba en un plan extraño. De todas formas, esa visión tan sesgada injustamente, lo reconozco, me aportó algo positivo, pues, de repente, mis ojos se toparon con Reencuentro. La verdad es que no recuerdo exactamente lo que sentí, supongo que admiración, pues el diseño ligeramente vintage de su portada me dejó seguramente impactada. No obstante, y tras comprobar la belleza de su sinopsis, decidí mentalmente, que aquel no era un libro para dejarlo escapar a la primera de cambio. Al finalizar su lectura, éste, Reencuentro, no ha logrado colarse entre mis imprescindibles, sin embargo, se ha convertido en una lectura de cabecera para otras cuestiones ajenas al estilo literario.  


En lo que respecta a la crítica propiamente dicha, comenzaré diciendo que Reencuentro presenta una lectura ligera y activa, es más, se puede leer en una sola tarde, lo cual es un buen indicativo de cara a que el lector acabe sucumbiendo a sus páginas, sin embargo, y ya esto es una opinión puramente personal, creo que esta demasiado condensada y estructurada, un aspecto que también puede ser positivo, pero que para una servidora, considera que limita mucho la trama. Es como si la propia Deland tuviese claro desde el principio que ésta se iba a tratar de una novela corta. Me cuesta, creerme, opinar sobre estos aspectos, sobretodo tratándose de una novela que se puede considerar clásica por muchos motivos a pesar de que no sea muy conocida por el gran público, no obstante, creo que es importante que el futuro lector que quiera adentrarse en esta novela lo tenga muy en cuenta. Por otro lado, y dejando un poco de lado los aspectos puramente estilísticos, Reencuentro se compone de una descripción argumental y psicológica interesante, que bebe de estilos anteriores pero que presenta una forma muy personal, la cual se desenvuelve con mucha naturalidad. Hay una pluma muy segura detrás de Reencuentro, y eso se nota. Seguidamente, y aunque resulte una historia muy previsible hasta cierto punto, esta pequeña novela presenta una trama realista, me explico, en en el sentido de que ésta, por muy extraordinaria que sea, se puede dar, es más, seguro que sucede hasta en la actualidad. Esto es un punto muy interesante dentro del cuerpo de la novela, pues, nos puede llevar a realizar reflexiones bastante pertinentes al respecto, una de las cuales, desarrollaremos a continuación. Finalmente, sólo cabe apuntar que en Reencuentro, para quien esté interesado, se pueden apreciar a la perfección los diferentes roles de género de la época, y la opinión de cada uno de ellos con respecto al momento en el que el libro fue escrito, algo que no deja de ser realmente revelador e interesante al mismo tiempo. 


Adentrándonos en este punto, en el que tradicionalmente destacamos esa pequeña, pero importante, reflexión que dejan todas las novelas que se someten a la atenta mirada de quién vela por este espacio de debate, crítica y opinión; Reencuentro no iba a librarse obviamente de esta especie de criba intelectual. Como ya he apuntado en el anterior párrafo, Reencuentro ofrece, por su narración y personajes, una oportuna reflexión que, incluso a día de hoy tiene cabida. Reencuentro, habla de pasión, de sentimientos, de momentos vividos en el pasado, que años más tarde, muchos años más tarde, ya en el ocaso de la vida, en el fin biológico de todo ser humano, vuelven a aparecer por casualidad, arrollando la vida de quienes experimentaron dichos recuerdos, pero también, la de los que presenciaron esa pequeña historia o anécdota en ese pequeño pueblo de Old Chester, dando lugar, a que, cuando ese "reencuentro" se produce, a chismorreos y a que la historia vuelva a tener vigencia tantos años después. Esto, quien viva o tenga un pueblo de veraneo, por decirlo de alguna forma, conocerá el fenómeno bastante bien. ¿Quién no ha visto en los pueblos a ese grupo, de ancianas en su mayoría, cuchichear sobre el o la que ha pasado delante de sus narices a plena luz del día? ¿Quién no tiene, si vive o es descendiente de una persona que ha vivido en un pueblo, esa especie de apodo divertido o no que caracteriza o sirve para nombrar a un grupo familiar determinado? Con todo esto quiero decir, lectores y lectoras, que en lugares tan pequeños, como es el caso de Old Chester, lugar donde se desarrolla la trama de Reencuentro, el pasado es muy importante, algo que se explica si tenemos en cuenta que en estos lugares la tradición, la reputación y las convenciones sociales han tenido un valor muy significativo. Cualquier mancha puede determinar la visión de un grupo familiar entero por los siglos de los siglos, algo que por otro lado, ocurre en las redes sociales actuales, convirtiéndose en este sentido, en el nuevo y masivo lugar donde el cotilleo, los rumores y el peso del pasado, sobretodo eso último, reflejado en instantáneas que muchos desearíamos borrar, se han convertido en elementos imprescindibles. Actualmente, existen páginas que te ofrecen deshacerte de esas fotos comprometidas o que simplemente no deseemos poseer, sin embargo, y acercándonos al terreno oral, hay cosas que no pueden desaparecer tan fácilmente, los entresijos de la mente y el comportamiento humano al fin y al cabo, distan mucho de lo que un ordenador nos pueda ofrecer a golpe de tecla. Reencuentro: una historia de amor, de sentimientos, de pasiones, de rumores, de cotilleos, de viejas historias, de explicaciones...Una novela llena de pequeños "reencuentros" que nadie debería perderse. 

Párrafos o frases favoritas: 

"En cuanto a sus modales, Old Chester estaba dividido. La señora de David Bailey afirmaba, con delicado disgusto, que eran pésimos. Por el contrario, la señora Barkley argumentaba que el problema radicaba precisamente en que carecía por completo de los mismos. Y en cuanto al doctor Lavendar, se aferraba a la idea de que la dama no era mas que tímida. Pero como decía la señora Drayton, eso era muy propio del doctor Lavendar ¡Siempre excusando las faltas!"

Película/Canción: a la espera de que se produzca, he decidido concluir la reseña con una pieza muy evocadora, la cual, se me venía a la cabeza cada vez que me adentraba en las páginas de Reencuentro. Espero que la disfrutéis: 



¡Un saludo y a seguir leyendo!

14 comentarios:

  1. Ya me he quedado con las ganas de leerla, gracias por la información. Saludos os espero por mi blog. XOXO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Silvia!
      Jajajaja...Pues en ese caso, espero que te hagas con un ejemplar enseguida para saciar esa curiosidad por esta lectura tan interesante.
      Un saludo y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Buenas tardes Buscando mi equilibrio!
      Pues no esperes más, leelo cuando puedas, seguro que te gusta.
      Un saludo y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  3. Hola! No conocía el libro y aunque parece entretenido por ahora tengo tantos pendientes que este no me llama lo suficiente para ponerlo en la larga lista, así que por el momento lo dejaré pasar.

    Excelente y completa reseña como siempre! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Beatriz!
      Jajajajaja...Bueno, poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Todos tenemos esa interminable lista de pendientes que parece que nunca acaba, te entiendo de veras. Espero que algún día le des una oportunidad a Reencuentro.
      Un saludo y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Buenas tardes Natàlia!
      Pues en ese caso, espero que más pronto que tarde te animes con su lectura.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  5. Con qué ganas de leerla me has dejado!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Margari!
      Bueno, de eso se trata, que os pique la curiosidad por las lecturas que reseño. Esta en concreto seguramente te gustará.
      Un saludo y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  6. Apuntado lo tengo que me apetece un montón. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Mar!
      Jajajaja...Pues no esperes más y resérvalo para próximas semanas.
      Un beso y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
  7. un libro muy interesante, no lo conocía pero me ha llamado mucho la atención.
    sobre lo que coemntas con respecto a el cotilleo en las redes sociales, decir que estoy totalemnte de acuerdo, pero que tampoco es nada nuevo. LLevamos años viendo como en la TV y los mass media los contenidos de cotilleo se multiplican y no olvidemos que Internet no deja de ser un medio de comunicación de masas, lo curioso es que en la red somos nosotros los que nos mostramos e invitamos al resto a entrar en nuestra intimidad. Vivimos en la sociedad de la transparencia y esta no es más que un sintoma de una sociedad disciplinar al más puro estilo Foucault, la grandeza de Internet es que nos permite creernos libres cuando en verdad vivimos en la tiranía del "Like"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes JF!
      Tienes toda la razón cuando afirmas que Internet se ha convertido en la tiranía del "Like", sobretodo si tenemos en cuenta que las relaciones sociales en los últimos años han cambiado mucho, o más bien, evolucionado hacia otras formas que pueden tener una cara bonita, pero también un doble rasero que no nos gustaría a algunos descubrir.
      Un saludo y gracias por tu interesante comentario! ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...